sábado, 30 de enero de 2010


Amigas hace un tiempo atrás, una profesora que tenía en el colegio nos contó una historía muy especial, y hace unas horas encontré su borrador y me gustaría compartirlo con todas ustedes ya que se hacerca el día del amor...es una historía  que a mí me encantó mucho y dice así:

La leyenda de las flores

A principios de la naturaleza, las plantas no tenían flores, y en ese tiempo, vivía en el sur  una hermosa niña tehuelche llamada Kospi, de suaves cabellos, enormes y bellos ojos negros. Una tarde muy tormentosa, cuando el fulgor del relámpago iluminaba todos los rincones de la tierra ,Karut (el trueno), al  ver a la niña asomada, a la entrada del Kau ( toldo) de sus padres. La vió tan hermosa, que a pesar de que él era rústico, bruto, hosco, se enamoró locamente de ella.
Ante el temor de que la linda niña lo rechazara, la raptó y luego lejos, retumbando sobre el cielo, desapareció de la vista de los padres de la joven.
Al llegar a la alta cordillera nevada, la escondió en lo alto de un glaciar encerrada allí. Fué tanto el dolor y la pena que sentía Kospi que de a poco fué enfriándose, hasta que se convirtió en un témpano de hielo, fundiéndose con el resto del glaciar.
Pasó un tiempo, Karut quiso visitarla y al comprobar su desaparición se enfureció terriblemente lanzando bramidos de desesperación. Tanto ruido llegó hasta el océano  que atrajo muchas nubes que comenzaron a llover fuertemente sobre el glaciar hasta derretirlo completamente. Así Kospi se tranformó en agua y corrió montaña abajo en un impetuoso torrente río, luego se deslizó por los verdes valles y empapó la tierra.
Al llegar la primavera su corazón sintió ansias de ver la luz, de sentir el suave viento y contemplar el cielo estrellado en las noches, entonces trepó despacio por la raiz y tallo de las plantas y asomó su cabecita en las puntas de las ramas, bajo la forma de coloridos pétalos. Habían nacido las flores, entonces todo fué más alegre y bello en el mundo y por este motivo que los tehuelches, indígenas de la tierra del fuego, llaman kospi a los pétalos de las flores.
Así que amiguitas cada vez que vean una flor recuerden esta bella historia.

2 comentarios:

Colorin Colorado... dijo...

Hola Claudia, gracias por haber visitado mi blog y haberme invitado al tuyo. Preciosas las cosas que hacés! Espero que sigamos en contacto,
Marcela

Bordaditos dijo...

Claudia: que historia tan hermosa, gracias por compartirla, me gusto muchisimo!!!!